ENFERMEDAD ZOONÓTICA
El Ministerio de Salud realiza acciones de prevención de la Rabia

Tras la confirmación de un caso en un murciélago en el predio de la Facultad de Veterinaria, se llevan adelante tareas como vacunación de mascotas en un radio de 200 metros.

Ante la notificación de un murciélago muerto que tras los estudios respectivos dio positivo para Rabia, el Ministerio de Salud Pública de la Provincia de Corrientes se encuentra realizando acciones de prevención que consisten en fortalecer la cobertura de vacunación antirrábica en caninos y felinos en un radio de 200 metros a la redonda de donde se encontró el animal muerto.

También, se refuerza la vigilancia de Rabia animal y se fortalece la vigilancia epidemiológica de accidentes potencialmente rábicos en humanos con el objetivo de aplicar las medidas adecuadas y oportunas de control correspondientes con la aplicación de vacunas para tratamiento profilaxis de pre o post exposición según corresponda.

Las acciones se llevan adelante en la zona del predio de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), en la Capital, lugar donde se notificó el murciélago muerto.

La Rabia es una enfermedad zoonótica con una taza de letalidad del 100%, endémica a nivel mundial y se estima que cada año mueren alrededor de 60.000 personas por su causa.

En Corrientes, el Ministerio de Salud Pública a través de la Dirección General de Epidemiologia viene trabajando en acciones de prevención de esta enfermedad con la aplicación de vacunas antirrábicas, herramienta más efectiva que constituye la principal acción para la prevención de la Rabia.

La rabia es una zoonosis de origen viral que afecta al sistema nervioso central de todas las especies de mamíferos, incluido el hombre. Se puede propagar a las personas y las mascotas si las muerde o rasguña un animal con rabia.

Con respecto a la prevención en animales, se recomienda vacunar cada año a los perros y gatos contra la rabia a partir de los 3 meses de edad y durante toda su vida.

En caso de sufrir una mordedura de un animal, lavar la herida con abundante agua y jabón. No colocar alcohol ni otro desinfectante. Concurrir rápidamente al centro de salud más cercano para ser evaluado por un profesional de salud, quien evaluará la necesidad de profilaxis antibiótica, antitetánica y antirrábica de acuerdo a las características del accidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *