EXPUSIERON FRANCOS Y MONDINO
Reforma del Estado, desregulaciones y baja de impuestos, ejes del plan de LLA ante la UIA

Los futuros ministros del Interior y de Cancillería marcaron los principales lineamientos económicos que desplegará en los primeros días de gestión el gobierno de Javier Milei.

Los futuros ministros Guillermo Francos (Interior) y Diana Mondino (Cancillería) expusieron este jueves ante empresarios de la Unión Industrial Argentina (UIA) los principales lineamientos económicos que desplegará en los primeros días de gestión el gobierno de Javier Milei, que, entre otros puntos, incluye una «reforma del Estado», desregulaciones, baja de impuestos y cambios en «todo lo que traba la actividad».

Al exponer en la 29º Conferencia organizada por la UIA, Francos ratificó que, ni bien asuma al frente de la Casa Rosada, el próximo 10 de diciembre, Milei enviará de «manera inmediata» al Congreso de la Nación un proyecto de ley que contemplará un «reforma del Estado», ratificando así una de las medidas prioritarias que tendrá la nueva gestión y que adelantada en las últimas horas por el propio presidente electo.

El futuro ministro del Interior aprovechó el cónclave empresarial en el Centro de Convenciones de Buenos Aires para elogiar la «importante transformación» introducida en la estructura económica del país en los años 90 por la entonces gestión del exmandatario Carlos Menem, caracterizada por la apertura de importaciones, privatizaciones y desregulaciones.

«Hemos elaborado una propuesta que va a ser enviada el Congreso de la Nación de manera inmediata. Es un proyecto de ley de reforma del Estado, regulación, de disminución de impuestos. Todo lo que traba la actividad económica en la Argentina», señaló Francos.

Luego, en diálogo con la prensa al salir del evento, el futuro ministro agregó que el proyecto será «ingresado en sesiones extraordinarias a partir del día 11» de diciembre y que contemplará la «eliminación de leyes que no tienen ningún sentido y que traban la actividad económica».

Ante los empresarios, Francos planteó como «problemas coyunturales» la «enorme deuda comercial y el problema de las importaciones» y resaltó que la administración de Milei pretende ir «a un país donde las libertades y la desregulación sea uno de los mecanismos para salir de este Estado tan opresor».

«Como decía Milei, les vamos a quitar el Estado del medio y permitirles que desarrollen su actividad empresarial», agregó enarbolando un dogma repetido entre los hombres de negocios y la postura antiestado expresada por el líder libertario durante la campaña presidencial.

Antes, los empresarios habían escuchado los mismos conceptos en boca de la futura canciller Diana Mondino, quien planteó la necesidad de eliminar regulaciones en el comercio exterior y afirmó que desde La Libertad Avanza (LLA) se espera lograr que «los dólares sean de los exportadores y no del Banco Central».

«Lo primero que hay que hacer, no el 11 de diciembre, pero lo más pronto que se pueda, es llegar a una situación en la cual los dólares sean del exportador, que paguen impuestos. Pero es indispensable para que la gente tenga un incentivo», señaló la economista.

En su disertación, la futura titular del Palacio San Martín trazó las directrices que seguirá el nuevo gobierno en materia de relaciones internacionales y comercio.

El acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea ocupó un lugar particular en la exposición de la también legisladora electa de LLA, quien destacó los beneficios de ese entendimiento y las «monumentales» oportunidades comerciales que trae para Argentina.

En ese sentido, se mostró esperanzada en que el Gobierno saliente sea el que suscriba en los próximos días el nuevo acuerdo entre el Mercosur y la UE.

«Agradeceríamos que Alberto Fernández, como presidente saliente, pueda concretar el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea», remarcó.

Evaluó, entonces, que si bien las empresas argentinas deberán hacer frente a algunas «regulaciones exageradas y costosas» impuestas por la UE, entrar en ese acuerdo «le quita discrecionalidad a la resolución argentina».

Bajo el precepto de una mínima intervención del Estado en el comercio exterior, afirmó que hay que «dar vuelta el funcionamiento de la Cancillería» y que no sean sus funcionarios los que decidan si es conveniente exportar o no un producto, sino «el sector privado».

«Vamos a tener (en Cancillería) dos espacios donde el sector privado va a tener un rol dominante para generar incentivar todo lo que sean exportaciones», explicó.

Mondino también se mostró a favor de simplificar impuestos y avanzar en modificaciones a regímenes laborales y previsionales: «Tenemos que simplificar masivamente (impuestos) hay cosas que están gravadas tres veces. Todo crédito en Argentina tiene IVA, Ingresos Brutos e impuesto municipal: 21+7+8. Si querés sacar un préstamo para una moto o para una maquinaria maravillosa, tenés que pagar impuestos».

En ese sentido, dijo que existe consenso en que, ante el gran desequilibrio fiscal, hay «dos soluciones» que se resumen «en subir impuestos o bajar el gasto».

«Nosotros vamos para el lado de bajar el gasto para bajar impuestos. Está en todos ustedes, para explicar que los impuestos no pueden subir», les dijo a los industriales presentes.

La misma lógica respecto a la necesidad de reducir el gasto público fue defendida por Francos, quien para ello eligió parafrasear dichos del expresidente Carlos Menem expuestos tres décadas atrás ante el mismo foro empresario.

«No hay industria sin pacto de convivencia, moneda sana, seguridad jurídica y estabilidad. Pasaron 30 años desde que pronunció esa frase y tenemos que seguir diciendo lo mismo», remarcó.

La preocupación por la posible paralización de un nuevo tramo del Gasoducto Presidente Néstor Kirchner no estuvo ausente en la reunión del Centro de Convenciones de Buenos Aires.

Mondino se preguntó por qué ese gasoducto «tenía que ser estatal» y les dijo a los empresarios que sean ellos los que hagan «la quinta línea» de alta tensión.

Previamente, la economista había dialogado con los medios presentes y al referirse a la ya anunciada eliminación de la Secretaría de Comercio, afirmó que los controles de precios «nunca funcionaron».

«Hay controles que son indispensables, el semáforo en rojo lo tenemos que cumplir todos y hay que controlar que se cumpla. Lo que no tiene que haber es el control de precios. Sabemos que el control de precios nunca funcionó. No los controles de higiene, de inocuidad. Precios Máximos tiene que desaparecer», justificó.

Francos buscó tranquilizar la ansiedad de los empresarios de la UIA respecto a futuros cambios en las condiciones de producción, al subrayar que el propio presidente electo dijo que «no iba a cometer un industricidio».

Con todo, les avisó que el país «nunca ha tenido tanta destrucción de valor y tanta pobreza» y recordó que Milei indicó «en varias oportunidades» que «no hay plata», razón por la que se deben «asignar los recursos que se tienen».

«Tenemos que atender a los que más sufren. Tenemos que ver cómo hacemos para poner el aparato productivo en funcionamiento. Tenemos claro todo lo que está pasando, lo que necesitan, y vamos a ir por etapas», apuntó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *