RITO FATAL
Los militares imputados por la muerte del oficial Chirino intentan evitar ser expulsados del Ejército

Cuatro oficiales subalternos declararon el martes en el Edificio Libertador, frente a una especie de tribunal militar. La próxima semana habrá una resolución final.

A mediados de agosto la Justicia militar destituyó a ocho oficiales del Ejército Argentino, acusados de llevar a cabo el “rito de iniciación” que terminó con la vida del subteniente Matías Ezequiel Chirino, de 22 años, en el Grupo de Artillería de Monte 3 con asiento en Paso de los Libres.

Se trató de la máxima sanción disciplinaria prevista y fue dispuesta por el Consejo de Disciplina de la Brigada de Monte XII, que actuó en la investigación del caso en la esfera castrense. En ese aspecto, los castigos se aplicaron por “desobediencia y abuso de autoridad”.

El fallo no quedó firme al ser recusado por los causantes, es decir que aún no hubo destitución efectiva. Y será el máximo órgano de instrucción disciplinaria el encargado de validar, modificar o desestimar lo actuado hasta el momento.

Cuatro oficiales subalternos declararon el martes 1/11 en Azopardo 250, sede del Ministerio de Defensa del Gobierno de Argentina, del Estado Mayor General del Ejército Argentino y del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas argentinas, frente a una especie de tribunal militar.

El mismo está encabezado por el general de División Diego López Blanco. Quien es la persona a la que el jefe del Ejército delegó la responsabilidad de llevar adelante el acto.

Está acompañado por los generales de Brigada Sergio Pucheta y Gustavo Garcés Luzuriaga. Que son los hombres de mayor jerarquía de la fuerza.

Trascendió que será un proceso que tendrá dos jornadas de exposición por parte de los acusados, algunos días para que el Consejo General evalúe la situación y un encuentro final para dictaminar lo resuelto.

Las fuentes aseguran que cualquiera sea la determinación resuelta, se les explicará punto por punto las causas que la motivan a los afectados.

Todo se resolvería entre mañana y el 11 de este mes como fecha máxima, precisó el diario El Litoral de Santa Fe.

Se mantendría lo dictado por el Consejo de primera instancia, a menos que los participantes de la “bienvenida” demuestren con hechos contundentes algo que haga virar el foco de responsabilidades. Por ahora, para las autoridades, en los recursos que han elevado no hay nada que no se haya considerado en las distintas audiencias ejecutadas en su momento.

Desde el entorno de los militares que serían destituidos señalan un fuerte malestar con lo instruido hasta ahora. Juran que el Jefe y segundo jefe del Grupo de Artillería de Monte 3, donde todo ocurrió, estaban al tanto de lo organizado y que “los entregaron atados de pies y manos”.

Si bien reconocen que ellos son conscientes de la responsabilidad particular del evento y que deben dar un paso al costado de la institución, piden ecuanimidad en el reparto de acusaciones.

A partir de ello, varios reclaman que la primera instancia disciplinaria “solo tuvo en cuenta los testimonios de los compañeros de Chirino y de la jefatura e ignoró todas las pruebas que entregamos para demostrar que no hubo desobediencia”.

De lo que consta en expedientes no todos tuvieron la misma “participación en la figura de abuso de autoridad durante los acontecimientos” y todos saben que “no hubo ninguna intención maliciosa hacia ninguno de los nuevos subtenientes, pese a que terminó en un fatal accidente que no estaba planeado en la idea de comer un asado”.

Allí manifiestan también un gran enojo con el jefe del Ejército, general de División Guillermo Pereda, porque indican que “en varias ocasiones se refirió a nosotros como ‘asesinos’ por haber participado de una costumbre de la que la mayoría formó parte, una o varias veces”. Agregan que el máximo referente militar del Ejército buscó “dar respuestas a la familia y al ministerio como sea”.

Dicen que ahora confían en que este nuevo Consejo, “sin la participación de Pereda”, pueda “llevar algo de coherencia a lo determinado hasta ahora, porque no puede ser que nos echen a casi todos y al jefe y segundo no les hagan nada más que cambiarlos de destino, siendo los responsables de todo lo que pasa en el cuartel”.

En ese punto, las autoridades señalan que “relevarlos es peor que darlos de baja o retirarlos, porque ya se condiciona totalmente su futuro militar”. También pedirán que la única oficial que participó del encuentro y no fue destituida en primera instancia sea dada de baja por este nivel, ya que aseguran que “no fue juzgada con igualdad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.