BALANCE DE LA CUMBRE
La OTAN fortalece su alianza con foco en Ucrania y las tensiones con Rusia y China

En Madrid los líderes de la alianza prometieron más apoyo a Ucrania ante la invasión rusa e invitaron formalmente a Finlandia y Suecia a sumarse al bloque.

La OTAN cerró este jueves una cumbre de Madrid centrada en la guerra en Ucrania en la que acordó ampliarse aún más y reforzar su presencia militar en Europa, en medio de acusaciones de los Gobiernos de Rusia y China luego de que la alianza declarara a Moscú una «amenaza directa» y a Beijing un «serio desafío» a la seguridad global.

El Kremlin dijo que una nueva «cortina de hierro» estaba cayendo entre Rusia y Occidente, y China acusó a la OTAN de «presentar las cosas al revés», de tener «las manos manchadas de sangre de los pueblos del mundo» y de «provocar guerras» con sus ampliaciones.

Reunidos en Madrid durante tres días, el presidente estadounidense, Joe Biden, y los demás líderes de la OTAN prometieron más apoyo a Ucrania ante la invasión rusa y advirtieron que el mundo se ha sumido en una peligrosa fase de competencia estratégica y de múltiples amenazas, desde ciberataques al cambio climático.

Los gobernantes también invitaron formalmente a Finlandia y Suecia a sumarse a la OTAN luego de superar la oposición de Turquía, lo que daría a la alianza 1.300 kilómetros más de frontera con Rusia. El protocolo de adhesión de ambos países se firmará el próximo martes en la sede de la alianza en Bruselas, anunció la OTAN este jueves.

Los gobernantes advirtieron que el mundo se ha sumido en una peligrosa fase de competencia estratégica y de múltiples amenazas.

El presidente ruso, Vladimir Putin, avisó que, si las dos naciones nórdicas aceptan el despliegue de tropas e infraestructuras de la OTAN, Rusia va a «crear las mismas amenazas en los territorios de los que emanan las amenazas contra nosotros».

En su conferencia de prensa al término de la cumbre, Biden dijo que Estados Unidos dará a Ucrania un nuevo paquete de ayuda militar por valor de 800 millones de dólares consistente en «sistemas de defensa antiaérea, artillería y otras armas» para sostener la lucha contra Rusia.

«Vamos a estar al lado de Ucrania, y toda la Alianza va a estar al lado de Ucrania, el tiempo que haga falta para asegurarse de que no es derrotada por Rusia», declaró.

 

El conflicto

Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero luego de que Estados Unidos ignorara exigencias rusas de darle garantías por escrito de que la OTAN no iba a seguir ampliándose hacia el este, englobando también a Ucrania.

La invasión quebró la paz en Europa y, en respuesta, la OTAN ha desplegado tropas y armas en el este del continente a una escala no vista en décadas. Miembros de la alianza han dado apoyo militar y civil a Ucrania por miles de millones de dólares.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, habló el miércoles en la cumbre de Madrid por videoconferencia desde Kiev, reprochó a la OTAN por el respaldo «insuficiente» y le pidió más armas y más modernas.

En la cumbre, los líderes de la alianza acordaron reforzar la presencia militar en el flanco este de la OTAN, donde varios países, como Rumania o los Estados bálticos, temen una agresión rusa.

De visita en Bielorrusia, el canciller ruso, Serguei Lavrov, advirtió este jueves que una nueva «cortina de hierro» estaba cayendo entre Occidente y Rusia.

«La cortina de hierro, de hecho, está cayendo ya», dijo Lavrov ante periodistas.

Según Lavrov, Europa «no muestra ningún interés en entender los intereses» rusos, y sus decisiones son dictadas «por Washington».

El Gobierno chino, por su parte, acusó a la alianza de «atacar y ensuciar maliciosamente» a China, luego de que la OTAN denunciara las «ambiciones declaradas y las políticas coercitivas» chinas en su nuevo Concepto Estratégico, aprobado en la cumbre.

La participación de Volodimir Zelenski en la cumbre. Foto: AFP.

 

Un vocero de la Cancillería china dijo en Beijing que el documento de la OTAN «presenta los hechos al revés».

«En realidad, es la OTAN la que constituye un verdadero desafío sistémico para la paz y la estabilidad mundiales (…) No deja de ampliarse, de provocar guerras y de matar a civiles inocentes», dijo el portavoz, Zhao Lijian.

«Las manos de la OTAN están manchadas de sangre de los pueblos del mundo», remató.

Los líderes de la OTAN dedicaron una última sesión de trabajo a la región africana del Sahel y a Medio Oriente.

«En realidad, es la OTAN la que constituye un verdadero desafío sistémico para la paz y la estabilidad mundiales»

 

Cancillería China

Grandes cantidades de migrantes están yendo a Europa desde esas dos regiones que bordean al mar Mediterráneo escapando de la inestabilidad política agravada por el cambio climático y la crisis alimentaria provocada por la guerra en Ucrania.

“Está en nuestro interés continuar trabajando con nuestros socios del sur para lidiar juntos con nuestros desafíos compartidos», dijo el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, informó la agencia de noticias AFP.

De todas formas, la cumbre estuvo dominada por Ucrania, y Stoltenberg dijo que la invasión rusa de ese país había motivado «la mayor reforma de nuestra defensa colectiva desde el fin de la Segunda Guerra Mundial».

«Es una cumbre efectivamente histórica», dijo a la televisión pública TVE el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

El Mandatario celebró la aprobación del nuevo Concepto Estratégico, que va a definir el trabajo sobre el que va a operar la OTAN durante los próximos años, hasta el año 2030.

Asimismo, Sánchez aludió al ingreso de Finlandia y Suecia, que se lanzó en Madrid y requerirá, para su materialización, algunos meses de formalidades, incluyendo su aprobación por los Parlamentos de los 30 países de la OTAN.

«Si se incorporan a la OTAN no es porque tengan ningún ánimo expansionista, ni quieran ocupar ningún territorio ajeno al suyo, al contrario, lo que quieren es defenderse de una amenaza real que es esta Rusia dirigida por Putin», afirmó.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió a Finlandia y Suecia colaboración genuina en la lucha antiterrorista, después de que Ankara anunciara que pedirá a ambos países la extradición de 33 miembros de organizaciones a las que considera «terroristas» como parte del acuerdo firmado con esos países para levantar el veto turco a su ingreso a la OTAN.

Erdogan les recordó a ambos que ahora «tienen que cumplir con su parte». «Si cumplen con su deber, someteremos» su demanda de adhesión «al Parlamento. Si no, de ninguna manera la enviaremos al Parlamento», añadió, sobre el trámite legislativo que tienen que cumplir los aliados.

Temerosos de Rusia luego de su invasión de Ucrania, Suecia y Finlandia dieron un giro en su tradicional política de neutralidad y pidieron el mes pasado ingresar a la OTAN.

Por su parte, el presidente ruso, denunció las «ambiciones imperiales» de la OTAN, que busca, según dijo, afirmar su «hegemonía» con la excusa de Ucrania.

«Ucrania y el bienestar del pueblo ucraniano no son el objetivo de Occidente ni de la OTAN, sino un medio para defender sus propios intereses», dijo Putin durante una visita a Turkmenistán.

«Los países que lideran la OTAN quieren (…) afirmar su hegemonía, sus ambiciones imperiales», agregó.

El canciller alemán, Olaf Scholz, respondió desde Madrid que la acusación de Putin de imperialismo era «ridícula».

«Honestamente, es ridícula. La OTAN es una alianza defensiva. No es una amenaza para nadie», declaró en conferencia de prensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.