DICEN QUE PODRÍA ABDICAR
La salud del Papa levanta ola de rumores en El Vaticano

Los problemas de salud e inconvenientes físicos del Pontífice abren la posibilidad de una cercana sucesión.

Desde hace un tiempo a esta parte la salud del Papa Francisco no atraviesa los mejores momentos y crece la enorme preocupación por el futuro inmediato. No fueron pocos los viajes cancelados por el Pontífice, tal como sucedió el pasado 10 de junio cuando se canceló una visita a la República Democrática del Congo y Sudán del Sur para inicios del mes de julio y todo debido a las recomendaciones de los médicos por sus dolores en la rodilla.

«Acogiendo la petición de los médicos, y para no echar a perder los resultados de las terapias en la rodilla, que aún siguen, el Santo Padre, a su pesar, se ha visto obligado a aplazar el viaje en RD. Congo y Sudán del Sur previsto del 2 al 7 de julio a nueva fecha aún por definir», dijo en una nota.

Esto no hizo más que avivar aún más los crecientes rumores que venían circulando en los pasillos vaticanos respecto de lo que podría suceder con el Papa en lo inmediato. En esa oportunidad e portavoz vaticano, Matteo Bruni, destacó que el viaje se ha «aplazado y no anulado», afirmó que se están viendo mejorías en la evolución de los dolores de rodilla y que «siente menos dolor», pero que «los médicos han explicado que un esfuerzo excesivo podría hacer que volviese a la situación anterior y no recuperar las ventajas logradas hasta ahora».

Pero claro que peses a estos intentos por minimizar lo que le sucede al líder de la Iglesia Católica, lo cierto es que cada día le resulta más difícil cumplir con las actividades y la agenda pautada. El Vaticano informó que el papa se estaba sometiendo a infiltraciones en la rodilla para aliviar los dolores. Recientemente en la reunión con los obispos italianos, Francisco les confesó que no quería operarse y que continuará con las infiltraciones para curar su dolencia, según reveló el diario «Il Messagero».

De acuerdo a varios medios periodísticos, el Papa Francisco no reaccionó bien a la anestesia cuando se operó el pasado julio del colon por lo que habría expresado su deseo de no volver a pasar por el quirófano. Con este marco es que en el Vaticano no son pocos los que ya hablan de un nuevo e inminente cónclave para elegir a su sucesor.

Es que no es nueva esta cuestión. A lo largo de la historia han sido muchos los Papas que renunciaron al Trono de San Pedro, y el más reciente y recordado es el caso de Benedicto XVI en 2013, cuando con las pocas fuerzas que le quedaban a cuestas sostuvo: “Soy un pastor rodeado por lobos”.

Palabra de expertos

Austen Ivereigh, que es autor de varias obras sobre el Papa Francisco no es partidario de sosteneter que la condición física del Pontífice signifique que no puede cumplir con sus funciones. Así lo manifestó en una nota concedida a El País: “Cuando le vi me pareció que sufría dolor, pero no que estuviese frágil o débil. Además, se espera que pueda curarse, aunque no quiera operarse. Y, como él dijo, para gobernar la Iglesia hace falta el cerebro, no las piernas. La especulación es natural, pero no veo ninguna razón para pensar que estemos llegando al final. ¿Lo de L’Aquila? Me parece absurdo, Benedicto XVI renunció varios años más tarde de viajar ahí”, explica en referencia a la visita el próximo 28 de agosto al lugar que acoge los restos de Celestino V, un monje eremita que fue papa durante cinco meses, en 1294, y renunció por la corrupción eclesial (como Ratzinger, según el relato oficioso). Aún así, Ivereigh se inclina a pensar que Francisco seguirá ese ejemplo en algún momento. “No dudo que cuando toque discernirá. Y será cuando no le queden más fuerzas. Cuando crea que ha llegado el momento, no tendrá dudas. Estoy seguro. Pero insisto, todo está relacionado con la fuerza que uno tiene”.

Otro con palabra autorizada para expresarse sobre el tema es Nelson Castro, neurólogo y periodista, autor del libro La salud de los papas. Medicina, complots y fe desde León XIII hasta Francisco (Sudamericana, 2021). El propio Castro habló personalmente con Francisco y afirma que “los rumores de renuncia carecen de fundamento.” “El Papa no tiene voluntad ni pensamiento de renunciar. Salvo el problema de la rodilla, una rotura de ligamentos por un mal movimiento, está perfecto. Eso le dificulta el movimiento, pero no le impide desarrollar su tarea. Es reacio a operarse porque le costó recuperarse de la anestesia de la operación de colón hace un año [fue operado de una diverticulitis que ya desató también todo tipo de rumores]. La última información que tengo es que se siente mejor y que el reposo le produce alivio. Y esa es la única manera de evitar la cirugía”, apunta. Castro señala también que el Papa apuntó en un encuentro que no renunciaría mientras Benedicto XVI siguiese vivo: “Me dijo, ‘mire, habiendo un papa emérito es imposible”.

Con todo, y dadas las evidencias del deterioro físico del Papa, no es descabellado pensar que, entre bambalinas, detrás de los anchos muros vaticanos, muchos ya están planificando su sucesión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.