UNNE
Buscan preservar principios activos en dos garrapaticidas usados en baños de inmersión para bovinos

Este proyecto dará respuesta a una demanda de productores ganaderos. Se determinará las concentraciones seguras para preservar la efectividad de los insecticidas utilizados en los bañaderos de ganado. Será una buena herramienta para evitar generar poblaciones de garrapatas resistentes.

Se estima en varios millones de pesos anuales las pérdidas económicas a causa de las plagas que afectan la producción de ganado en la Argentina. Para el control de los parásitos externos se utiliza comúnmente sustancias insecticidas aplicadas por los sistemas de inmersión, aspersión, derrame dorsal o por administración parenteral.

El uso de agroquímicos con más de un principio activo es una práctica común en orden de mejorar la acción contra los ectoparásitos. Si bien este término puede incluir a los mosquitos, se usa generalmente de manera más estricta para referirse a patógenos como garrapatas, pulgas, piojos, moscas parasitarias y ácaros que se adhieren a la piel del animal y permanecen allí durante períodos.

Con la utilización de garrapaticidas existe una demanda creciente por parte de los productores ganaderos que tienen bañaderos, de querer conocer las concentraciones efectivas para preservar los principios activos de los insecticidas utilizados, y así tener un buen manejo además de evitar la generación de poblaciones de garrapatas resistentes.

Ese es el objetivo del proyecto de investigación presentado por la estudiante de Bioquímica Daniela Bordón, que busca “Optimizar la determinación simultanea de Cipermetrina (CPR) y Clorpirifós (CLP) en muestras de bañaderos y evaluar la degradación de los principios activos preparados con aguas de diferente calidad”.

El proyecto fue presentado como parte de una convocatoria para la Beca de Estímulo a las Vocaciones Científicas del Consejo Interuniversitario Nacional y tiene como directora a la doctora Laura Analía Lozina de la Facultad de Ciencias Veterinarias y como vice director al doctor Jorge Marcelo Romero de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE.

Principios activos. Para determinar todos los principios activos presentes en una misma fórmula garrapaticida, se requiere utilizar diferentes técnicas químicas analíticas con largos y tediosos procedimientos.

En eso reside la importancia que tendrá esta investigación. El equipo de la Dra. Laura Lozina logró estandarizar la determinación simultánea de ambos garrapaticidas (Cipermetrina y Clorpirifós) en muestras de bañaderos por técnicas analíticas de cromatografía liquida de alta resolución. La prestación de servicios para el análisis de estas muestras, generó las hipótesis para la investigación aplicada a fin de obtener una respuesta a las exigencias de los productores ganaderos y la industria farmacéutica veterinaria.

Debido a que prevalecen diferentes factores que modifican la estabilidad química de los insecticidas en los bañaderos, en este proyecto de beca se propone por un lado: el análisis de los principios activos de los garrapaticidas y sus productos de degradación; y en segundo lugar, la correlación con la eficacia garrapaticida. Esto a su vez irá acompañado con información que determinen los factores que intervienen en la estabilidad y el tiempo de duración de los baños cargados con los principios activos.  Fórmula a estudiar. CPR y CLP son insecticidas ampliamente usados en el control de diferentes tipos de plagas. CPR es un piretroide sintético que actúa a nivel del sistema nervioso central de los insectos, estimulando las células nerviosas produciendo repetidas descargas y eventuales casos de parálisis. Este pesticida es ligeramente tóxico y su estabilidad fotoquímica es mayor en soluciones ácidas. CLP es un organofosforado de amplio espectro que actúa a nivel nervioso central, es moderadamente tóxico y su estabilidad depende del pH del medio y la presencia de luz natural y artificial de las soluciones y microorganismos que favorecen la degradación.

De acuerdo con algunos informes de campo, el CLP se transforma en metabolitos bajo mecanismos de oxidación, descarboxilacion, hidroxilacion e hidrolisis. En consecuencia, el CLP y sus productos de transformación son interesantes de estudiar y analizar en los baños de inmersión, ya que de su estabilidad depende la eficacia como garrapaticida. En particular porque se ha determinado por parte del equipo de investigación, la degradación del CLP a concentraciones indetectables y configura un pico (representación gráfica) en el cromatograma que podría tratarse del metabolito activo del clorpirifos, el clorpirifos oxon, que es un producto de la desulfuración oxidativa del clorpirifos. Esta reacción podría ser debida a la actividad de las bacterias del suelo que se hallan en suspensión junto con la materia orgánica en los baños, producto del pasaje de los animales.

En base a lo señalado, las muestras para realizar este estudio serán realizadas reproduciendo las condiciones de los bañaderos o baños de inmersión. Se trata de sistemas en los cuales los animales se sumergen mientras atraviesan una pasarela que desemboca en un estanque que contiene productos garrapaticidas.

PH y Sedimento Orgánico. Al analizar el agua de los bañaderos, se evaluarán dos factores que pueden incidir en la estabilidad del insecticida.

Uno de ellos es el PH del agua. Se trata de un factor determinante en los procesos de degradación hidrolítica de plaguicidas, lo cual disminuye su persistencia y por lo tanto su efecto. Sin embargo, algunos productos de transformación pueden tener una mayor capacidad de bioacumulación y ser más tóxicos que los plaguicidas. Debido a la importancia de la degradación hidrolítica en el comportamiento de los plaguicidas en la fase ambiental, se realizarán estos ensayos de hidrólisis de CLP bajo condiciones controladas.

El segundo factor a ser estudiado es el contenido de sedimento orgánico. Claramente su concentración puede afectar la estabilidad de los principios activos del químico garrapaticida. Ese sedimento orgánico está conformado por: tierra, pelos, descamaciones y bosta entre otros productos, que se depositan en el estanque tras el paso de los animales.

Hay optimismo por parte del equipo de investigación encabezado por la doctora Lozina para obtener una buena propuesta destinada a los productores. Su larga experiencia en vincularse con el sector agropecuario, la posicionan como una referente en la determinación del “dosaje de concentración de drogas garrapaticidas que se utilizan en bañaderos”.

El equipo aspira a conocer qué factores producen la degradación de cada insecticida utilizado, estimar el PH ideal que deberá tener el agua de los bañaderos y el contenido de barro adecuado, el número de animales máximo que deberían pasar por el baño para realizar el cambio del pie de baño.

Este objetivo se sustenta en la trayectoria de los investigadores que vienen trabajando desde 2014 en la determinación de varias moléculas de interés veterinario y cuenta con la experiencia previa de determinación de Amitraz, Piretroides y Organofosforados por HPLC-UV mediante la adquisición de un ultra cromatógrafo líquido de alta performance (UHPLC Shimadzu) que fuera adjudicado a través de un proyecto FONARSEC. Cabe destacar que el laboratorio de la Facultad de Ciencias Veterinarias pertenece a la red de laboratorios de SENASA para el rubro concentración de pesticidas en baños de inmersión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.