“La realidad te pasa por encima y esta era la única solución para el caso”, aseguró la jueza Marta Legarreta

Compartir esta noticia

La magistrada libreña autorizó el trámite de adopción de un niño antes de que nazca, concebido en una violación. Su fallo impactó fuertemente en todo el país. “La verdad es que la realidad te pasa por encima y que esta era la única solución para el caso, más allá de los tecnicismos”, puntualizó.

Audio: Marta Rut Legarreta

La jueza de Familia de Paso de los Libres, Marta Rut Legarreta, adquirió una notoriedad inusitada en los últimos días a partir de la repercusión que tuvo, incluso en el orden nacional, un fallo suyo que habilitó el inicio del procedimiento de adopción de un niño por nacer y cuya concepción fue consecuencia de una violación.

En una entrevista concedida a PONELE H Radio, la doctora Legarreta relató cómo se sucedieron los hechos y respondió a todas las preguntas, inclusive aquellas que tiene que ver con cuestionamientos o posiciones contrarias a su dictamen o al procedimiento llevado adelante.

No obstante los debates que se abrieron en torno al tema, se destaca el criterio y el sentido común conque actuó la magistrada, resolviendo una situación urgente utilizando todos los recursos a su alcance -judiciales y profesionales- y, sobre todo, respetando la voluntad de la madre de la criatura, una joven de 18 años de edad que fue embarazada por segunda vez por su padrastro, de quien ya tiene un hijo.

“Todo se hizo con todas las condiciones que ella solicitó. La historia llega a un final bueno en un contexto horrible, o tal vez nos conformó a todos”, aseveró la jueza durante el reportaje.

Consultada al respecto, explicó que “el procedimiento de adopción se inicia antes del nacimiento para resguardar, por sobre todas las cosas, lo que la persona estaba solicitando en el marco de su autonomía de la voluntad; y también para resguardar a la persona que iba a nacer, condicionado, por supuesto, a su nacimiento con vida.

La verdad es que la realidad te pasa por encima y que esta era la única solución para el caso, más allá de los tecnicismos”, puntualizó Legarreta.

Y puso de relieve “el acompañamiento por parte de la judicatura, de la interdisciplina del Poder Judicial y del hospital ‘San José’, y de la tía de la chica, una persona muy seria que la acompañó en todas sus decisiones”, según relató.

Requerida su opinión sobre declaraciones en medios de comunicación nacionales Marta Legarreta negó que la chica haya sido mal asesorada o inducida a continuar con el embarazo cuando podía haber abortado aún con 23 semanas y media de gestación.

“El criterio médico es el criterio médico. Qué le dijeron los médicos yo desconozco, porque se llevó a cabo en el marco del hospital. Yo confío en el trabajo de los demás profesionales, venimos trabajando hace años y bien. Creo que no ha sido inducida; además, el equipo de salud mental del Hospital ‘San José’ es de gente joven, que no tiene esas ideas en la cabeza. ¿Por qué no pueden aceptar que la persona no quiso? ¿Es tan difícil eso?

La realidad los pasó por encima…”, insistió.

Y remarcó que la menor “nunca estuvo manipulada y se mostró segura. Comprendía el alcance de sus actos”.

Asimismo, la jueza disintió con las versiones que indican que su fallo sienta jurisprudencia y también cuestionó el modo en que un medio nacional presentó el caso; entre otros temas abordados durante el programa que se emite por Fénix FM (95.9), de lunes a viernes desde las 7 de la mañana.

El caso

Una joven de 18 años, que quedó embarazada tras ser violada por su padre, decidió tener a su hijo y entregarlo inmediatamente en adopción. La criatura nació el 15 de julio. La adolescente tiene 45 días para ratificar o no esa decisión.

En un fallo inédito, la Justicia concedió la adopción de un bebé antes de su nacimiento a una familia de Paso de los Libres ya que la madre, que había sido violada por su padrastro, manifestó su deseo de no quedarse con la guarda biológica durante los 45 días que estipula la ley tras el parto.

La víctima tenía 13 años cuando comenzó a ser violada por su padrastro. A raíz de esos sometimientos sexuales, la menor quedó embarazada por primera vez a los 16 años y dio a luz a una niña. Dos años después, la situación volvió a repetirse, pero decidió pedir ayuda a la Justicia tras escaparse de su hogar y refugiarse en la casa de una tía.

Pero luego de realizarse todos los estudios médicos de rigor, la joven cambió de opinión y decidió entregar a su bebé en adopción. En el expediente judicial, las psicólogas del Hospital Cabecera “San José” que la entrevistaron aseguraron que luego de haber recibido la información sobre las posibles consecuencias y/o riesgos de llevar a cabo un legrado a las 23 semanas de gestación, la adolescente cambió de opinión y libremente decidió continuar con su embarazo para luego dar el bebé en adopción.

Hasta el momento, la joven, que dio a luz el 15 de julio en el Hospital “San José”, se mantuvo firme en su decisión. Pero tiene tiempo hasta el 31 de agosto para rever su postura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *