Miguel Rosbaco explicó el valor de que la Cooperativa “San Francisco” tenga aduana en planta

Compartir esta noticia

Luego de que se lograra la habilitación en la Cooperativa “San Francisco” de la primera aduana en planta de la provincia de Corrientes en la actividad citrícola y la primera dependiente de la Aduana de Paso de los Libres, uno de sus integrantes hizo declaraciones a PONELE H Radio. Audio: Miguel Rosbaco.

La Cooperativa de Transformación y Comercialización Agropecuaria “San Francisco” Ltda. logró la habilitación de aduana en planta para la exportación de su producción de frutas frescas e industrializadas. Y sobre ello fue entrevistado en PONELE H Radio el tesorero de la entidad, Miguel Rosbaco.

La empresa, radicada en la Colonia San Francisco, en el departamento Monte Caseros, recibió las inspecciones correspondientes a fin de verificar el cumplimiento de los requisitos dispuestos por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en materia de instalaciones y documentación.

De este modo, la Cooperativa “San Francisco” pone en marcha la primera aduana en planta de la provincia de Corrientes en la actividad citrícola y la primera dependiente de la Aduana de Paso de los Libres.

El término “aduana en planta” significa que se cargan en el lugar los contenedores con los controles de rigor, se precintan y desde allí salen directo a los barcos con el destino previsto. Esto implica la agilización de los tiempos de despachos y un mayor cuidado de la mercadería, y como resultado de ello, la reducción en los costos de exportación.

Esta empresa del sector solidario, conformada con 16 asociados, fue fundada en el año 2002 con el objeto de tener una planta de empaque de citrus para comercializar en el mercado externo, meta lograda en 2005 cuando se lograron las primeras exportaciones de frutas frescas.

Otro objetivo importante de la cooperativa era lograr poner en funcionamiento una moderna fábrica de jugos cítricos concentrados y esencias. Lo logró en 2015 y hoy es una importante palanca movilizadora para los pequeños y medianos productores citrícolas de la región, ya que posibilita que puedan comercializar su producción que no tiene valor en frescos.

Además, es un importante generador de mano de obra tanto directa como indirecta en la zona.

Desde entonces, esta cooperativa crece y se afianza progresivamente en los mercados externos. Vende fruta fresca a Asia, Medio Oriente y Canadá. Mientras que los jugos tienen como destino principal Holanda e Israel, además del mercado interno, y los aceites esenciales actualmente se envían a Estados Unidos.

“San Francisco” es, sin dudas, desde su origen, un emprendimiento con alto impacto positivo en el sector citrícola de la zona, especialmente entre los pequeños productores, y en la comunidad en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *